Club Partner Argentina
Te damos la bienvenida al Club Partner Argentina, te invitamos a que seas parte de nuestra comunidad y puedas compartir tus conocimientos y experiencias con tu chata, Partner o Berlingo.-

----------------------------------------------------------------------
ATENCION: PARA TU PRIMER CONTACTO CON EL FORO/CLUB INGRESA A ESTE LINK:

http://www.clubpartner-argentina.com/t12275-propuesta-del-club-partner-argentina
----------------------------------------------------------------------

***La informacion contenida en este foro esta protegida, siendo de exclusiva propiedad del Club Partner Argentina, queda expresamente prohibida su publicacion o difusion publica ***

Admin - Trabajando
Conectarse

Recuperar mi contraseña

----- Visitas al club -----
contador de visitas

Diciembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario

Traducir el foro


El alumbrado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El alumbrado

Mensaje  chafamar el Mar Dic 28, 2010 12:06 pm

Las luces, además de para ver, sirven para que nos vean. Es decir, hay que encenderlas antes de que sean necesarias para ver. En algunos países es obligatorio llevar encendidas las luces todo el día; no sólo en países septentrionales como Holanda o Suecia, también en meridionales como Italia.
Los sistemas de encendido automático de las luces conectan las luces cortas cuando la luz ambiente desciende de un valor dado. Un sensor crepuscular colocado en la parte superior del parabrisas se encarga de discernir cuándo es necesario activar las luces. En algunos casos, la sensibilidad de este dispositivo se puede regular. Aunque este sistema es valioso, hay que tener presente que no conecta las luces en ciertos casos, como en niebla cerrada.
El gasto extra de combustible no debe preocuparnos: un coche con las luces de cruce encendidas tiene un consumo eléctrico de unos 130 W. Es decir, un 0,0014 por ciento de la potencia máxima que puede dar un motor de 120 CV.
Tan importante como su correcta utilización es un adecuado mantenimiento. Hay que tratar de mantener limpia la superfice exterior de los faros y pilotos.
A las escobillas limpiafaros las han ido reemplazando unos eyectores de liquido que expulsan agua a presión sobre la superficie exterior del faro. Estos eyectores van montados sobre el paragolpes o sobre el propio faro; en algunos casos están a la vista, en otros van escondidos bajo una tapa que la propia presión del agua levanta (como los aspersores ocultos de los jardines). El sistema de limpieza es obligatorio en los faros de xenón.
Este dispositivo es especialmente útil cuando el agua sale caliente. En ese caso sirve para quitar la nieve que se pueda ir acumulando sobre el faro.
En caso de que se haya fundido una bombilla hay que sustituirla lo antes posible. La ley obliga a llevar un juego de lámparas de repuesto excepto para las lámparas de xenón, que debido a la alta tensión a la que trabajan (del orden de unos 25.000 V) han de cambiarse en un taller. Tampoco hay que llevar repuesto de diodos luminosos (LED), debido a que la tarea de reemplazo no se puede hacer sin herramientas y a que se considera que su vida es similar a la del coche (unas 10.000 horas).
A la hora de sustituir una bombilla hay que tener en cuenta que las lámparas de halógeno (H1, H4 o H7) no se deben manipular directamente con los dedos, sino hacerlo con unos guantes o un trapo, para evitar que la grasa que hay en la piel las deteriore.
También es muy importante llevar bien ajustados los faros para que alumbren correctamente. En muchos coches hay una ruleta o unos botones que permiten bajar y subir los faros según la carga que lleve el vehíC*lo: en el manual del coche viene una tabla que indica que posición seleccionar según el uso que le demos al coche. En el caso de los vehículos que montan faros de xenón, éstos llevan un corrector automático de nivel porque deslumbran mucho más que los halógenos.
Si nos cruzamos con un coche que nos deslumbra hay que evitar mirar al foco de luz; suele ser útil buscar la raya que separa la calzada del arcen, o el arcen mismo si no existe esa raya. Puede ser útil dar un breve destello de aviso al conductor que viene de frente y suele ser contraproducente una guerra de ráfagas.
Aunque el Reglamento General de Vehículos establece en que circunstancias ha de ser utilizado el alumbrado, basta con usar el sentido común para hacer un uso correcto y seguro del mismo.
Las luces cortas, también conocidas como «de cruce», han de utilizarse entre la puesta y la salida del sol o a cualquier hora del día, en los túneles y demás tramos de vía afectados por la señal túnel. Conviene retrasar el apagado de estas luces lo máximo posible cuando se circula en sentido este-oeste durante la salida del sol, porque éste deslumbra a los conductores que van en sentido contrario y de este modo facilitamos que nos vean. Por el mismo motivo, si viajamos del oeste al este es recomendable encender las luces adelantándonos un poco a la puesta del sol.
También se han de utilizar cuando existan condiciones meteorológicas o ambientales que disminuyan sensiblemente la visibilidad, como en caso de niebla, lluvia intensa, nevada, nubes de humo o de polvo o cualquier otra circunstancia análoga.
Las luces largas o «de carretera» han de emplearse siempre que llevemos las de cruce y con ellas no deslumbremos a otros usuarios de la vía. Hay que estar atentos para quitarlas en cuanto veamos que otras luces se aproximan hacia nosotros, por muy lejos que nos parezcan que estén. Su uso en población está prohibido.
Los faros antiniebla delanteros se utilizan para mejorar el alumbrado de la carretera en caso de niebla, nevada, tormenta o nube de polvo. En muchos casos, estos faros apenas aumentan el campo de visión, pero sí consiguen que el coche se vea mejor.
Los buenos faros de niebla están colocados cerca del suelo, donde la niebla es más tenue o simplemente no hay. El conductor no ve mucho más de esta manera, pero quienes vienen de frente sí pueden ver más mejor al coche que está en la niebla.
También es recomendable utilizarlos si circulamos de noche por carreteras muy lentas, con la calzada estrecha y sin arcén. En ese caso, el haz que proporcionan nos ayudará a ver mejor la cuneta.
Cuando hay niebla no es recomendable utilizar también las largas, porque la luz se refleja en las gotas de agua y nos deslumbraremos a nosotros mismos.
El antiniebla trasero hay que utilizarlo exclusivamente cuando la visibilidad es muy reducida; en cualquier otra circunstancia sólo servirá para molestar a los que circulan detrás de nosotros.
Si la carretera tiene mucha agua pero no está lloviendo fuertemente, es conveniente conectar el piloto de niebla (porque el coche levanta mucha agua tras de sí) pero no los faros, porque no son necesarios y porque resultan doblemente molestos para otros conductores si se reflejan en el suelo.
El sistema de alumbrado de un coche es una de las partes de un vehíC*lo que más ha evolucionado en las dos últimas decadas desde que el fabricante Hella comenzara a fabricar en el año 1962 las primeras lámparas de halógeno (H1). Estás bombillas reemplazaron a las de incandescencia que Osram introdujo en 1924.
Durante 30 años, las halógenas han sido el sistema empleado para iluminar la carretera desde un vehíC*lo. En 1971 nacen las H4, las primeras bombillas halógenas de filamento doble (cortas y largas).
En 1992 aparecen los primeros faros con lámparas de descarga de gas xenón. La temperatura de luz de estas lámparas es de 4100 a 4500 ºK frente a los 3200 ºK de una halógena, lo que proporciona una luz más blanca. También se diferencian por la tensión necesaria para que comiencen a iluminar: 28.000 V en vez de 12 V; una vez pasado ese instante incial, la tensión nominal es 85 V. A pesar de ello, su consumo es inferior al de una bombilla halógena: 35 W frente 55 W. Actualmente, los faros de xenón se pueden encontrar tanto en un coche de lujo como en un utilitario.
También sobre 1992, se utilizan por vez primera los diodos luminosos (LED, Light Emitting Diodes) en el sistema de alumbrado, concretamente en la tercera luz de freno.
Un año más tarde, en 1993, aparece el primer faro con la cubierta de plástico en vez de cristal. En 1995 se desarrolla el faro de xenón doble (bi-xenón), que incorporá esa tecnología para las luces cortas y largas, pero que no llevará un coche de serie hasta 1999. En 2003 comienza la producción de los primeros faros de xenón con iluminación adaptativa.
A medidados de 2006, con la modificación de la normativa europea que afecta a los sistemas de alumbrado de los vehículos, se podrán utilizar dispositivos inteligentes que, en función de la carretera y la velocidad, podrán variar su alcance actuando mecánicamente sobre el faro o modificando la tensión de suministro para aumentar la intensidad de la luz.
En un futuro, y según anticipan algunos prototipos, parece que el uso de diodos luminosos se generalizará en el sistema de alumbrado de los coches, sustituyendo a las lámparas de descarga de gas.
avatar
chafamar
Partner_Top
Partner_Top

Mensajes : 5739
Fecha de inscripción : 15/05/2010
Localización : San Juan - Punta Alta-Pcia de Bs Aires

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.